PanApaIcoHelpicoIZQ icoARR icoDER

Top  Previous  Next

« Manual MERCK, 10ªed., edición del centenario.

‹ SEC.16 TRASTORNOS CARDIOVASCULARES

• CAP.198 PROCEDIMIENTOS DE DIAGNÓSTICO CARDIOVASCULAR

° PROCEDIMIENTOS NO INVASIVOS

° IMÁGENES RADIOISOTÓPICAS

» Imágenes del infarto de miocardio


Imágenes del infarto de miocardio

Las imágenes de infarto dependen de la acumulación de radioisótopos en las zonas de miocardio lesionado. Las sustancias para gammagrafía ósea (p. ej., pirofosfato 99mTc) se acumulan en estos sitios, probablemente de forma secundaria a la lisis y microcalcificación de la membrana. Las imágenes suelen ser positivas 12 a 24 h después de un IM y se mantienen positivas aproximadamente 1 sem; pueden ser persistentemente positivas en pacientes con necrosis miocárdica en evolución post-IM y en los que desarrollan aneurismas. Es mucho más probable que las imágenes sean positivas en los infartos transmurales que en los subendocárdicos.

Con una técnica plana se obtienen múltiples imágenes de la región miocárdica aproximadamente 1 h después de la inyección i.v. de pirofosfato 99mTc. Las imágenes posteriores (2 a 4 h) son necesarias muchas veces para diferenciar la acumulación de sangre de la actividad miocárdica. SPECT generalmente mejorará la localización espacial de los puntos de captación. Una imagen que muestre una acumulación focal e intensa de pirofosfato 99mTc (es decir, mayor o igual a la actividad costal) es más diagnóstica que otra que muestre alteraciones menores o más difusas.

En general, la imagen de infarto con pirofosfato 99mTc se utiliza bastante menos que la imagen miocárdica con 201

También puede utilizarse antimiosina (anticuerpos contra la miosina cardíaca marcados con 111In) para diagnosticar el IM agudo. Las imágenes se obtienen 24 a 48 h después de la inyección para permitir su eliminación de la sangre. La antimiosina es más específica para el diagnóstico de IM agudo que las sustancias 99m201Tl pueden facilitar la distinción entre el tejido infartado y el gravemente isquémico. La antimiosina también puede facilitar la evaluación de los trasplantes cardíacos al detectar zonas aisladas de necrosis, dependientes del rechazo.

Siguiente:

icoDER




Anterior: Técnicas de prueba de esfuerzo

icoIZQ

Inicio de: IMÁGENES RADIOISOTÓPICAS

icoARR

(c) 1999 Ediciones Harcourt, S.A.